Reflexiones sobre el paro del 21 de noviembre

Por: HERNANDO URRUTIA Director de Programacion  Vientos Stereo

El pasado 21 d noviembre  se llevó a cabo un paro decretado y organizado  por las centrales obreras  al igual que por organizaciones sociales.

Hacía mucho tiempo no había una movilización de ese calibre, en donde los estudiantes y de paso las universidades como instituciones de alguna manera se vincularon conjuntamente con un buen número de  artistas, personalidades académicas y sectores democráticos que no  están de acuerdo con las medidas que han venido cocinándose en el gobierno y que ya miradas más detenidamente lesionan a muchos sectores de la sociedad.

Por ejemplo el establecer que un joven gane menos del mínimo  o que la pensión se liquide de acuerdo  al ahorro, agregándole que se quiere cancelar el trabajo por horas, lo que haría  inalcanzable el tiempo necesario para la pensión de por sí ya leonina con las semanas exigidas para acceder a ella.

Todas estas medidas son una exigencia del FMI que considera que una persona que gane más de 250 mil pesos es clase media y  que un hogar de dos personas que ganen  700 mil mensuales está sobrado económicamente, incluyendo a los niños sin capacidad de laborar

Estas medidas aplicadas  con tanto esmero, produjeron los levantamientos que estamos viendo en países vecinos por la indolencia del capital transnacional que con voracidad mete sus manos en las economías  tercermundistas.

Ya vemos cómo los movimientos sociales  han puesto su cuota de sacrificio,  por la acción  gubernamental que deja un numeroso saldo de víctimas.

Pero como de esas exigencias no nos salvamos los de la democracia más antigua de América, esas órdenes de aplicar las absurdas recomendaciones   y se fue fraguando el descontento hasta culminar en la propuesta de paro nacional. Lo primero que hizo el gobierno fue difundir la versión de la ingerencia de personajes extranjeros (antes se llamaban agitadores profesionales) ,agentes venezolanos enviados por Maduro y activistas del foro de Sao Paulo, hasta los hijos de Putin dejando a un lado el análisis real que es que las medidas  anunciadas y después negadas son las verdaderas organizadoras del descontento.

EL PARO

Ya hablando más específicamente del paro se puede decir que seguramente nuestros dirigentes

  No contaban con que el pueblo iba empezar a hacer cuentas y a relacionar entre si los decretos y leyes  con un solo resultado: el empobrecimiento aún más de los habitantes de esta sufrida Colombia, y  fue creciendo la atención a lo que se estaba proponiendo de hace un tiempo y que sigue en pie y sus consecuencias que fueron madurando la propuesta de recurrir a una figura constitucional que es el derecho a la protesta, a la movilización y a la inconformidad,  al concierto de las cacerolas, recurso legal que prácticamente estaba congelado en la historia reciente del país.

Y fue creciendo la audiencia como decía un poeta hasta culminar en las marchas y el cese de actividades del 21 de noviembre.

Quienes manejan los hilos del poder no se iban a quedar quietos y como les correspondía a su clase, empezaron a soltar versiones  calumniosas, hicieron circular videos intimidantes, discursos aparentemente conciliadores y aprobatorios  pero con el veneno de estigmatización a los dirigentes, calificando de oportunistas, minorías comunistas, algunos columnistas que son mas bien calumnistas calificaron todo este descontento como doctrinarios del Marxismo Leninismo, validando la inconformidad pero descalificando a sus líderes, mas bien tratando de romper la dirección del movimiento, hubo una columnista que se atrevió a decir que iba a contramarchar,es decir iba a participar pero en contra de las consignas oficiales del paro, en una actitud  abiertamente provocadora echando pestes contra el gobierno de Chile por blandengue, es decir llamando a la represión, hubo también posiciones como las de Vicky Dávila, que hablo de manipulación y oportunismo pero le dio pena descalificar los motivos del paro, un si pero no porque talvez quien sabe que mostró su incondicionalidad con la ultraderecha.

Hasta un fastidioso comentarista que no se sabe todavía donde se ubica si adelante o detrás de Dios, pontificó  de lo que menos sabe: de política, descalificando el movimiento pero no los objetivos, como  lo hicieron quienes consideran que ese movimiento es justo si lo lideran ellos porque son gobierno y oposición al mismo tiempo.

LOGROS

Pero se puede hablar de logros en esta jornada? Claro que sí, porque aunque está muy  cerca la fecha si podemos acotar algunas cosas que serán materia prima para los estudiosos sociales y politólogos.

Una de las cosas que se me ocurren es que el solo hecho del anuncio puso a todo mundo a hablar de los objetivos que se fueron decantando y posicionando en la opinión pública y se fue creciendo y alimentando la idea, se fueron encontrando actores sociales con su inventario de reivindicaciones haciendo una sumatoria válida para plantear una coyuntura que siguiera acopiando esfuerzos  e intercambiando propuestas, porque  había  sectores que venían de hacer su propio paro, otros en negociaciones y expectativas del cumplimiento por parte del gobierno, pero ganó la ruda realidad, la negociación no es garantía de cumplimiento.

Otro de los logros es el desenmascaramiento de personajes de la vida nacional, que unos con el silencio y otros con declaraciones temerarias quedaron al descubierto de qué lado estaban y que con este movimiento quedó respondida la pregunta del presidente ¡de qué me hablas viejo?

El hecho de hacer una campaña de desprestigio ya deja en la opinión pública un sinsabor y pone al presidente Duque contra las cuerdas ( más que en las que está) porque uno podría sospechar que recibe órdenes en privado y le viene las críticas en público, sin que pueda desprenderse y adquirir autonomía,

Yo creo que otro logro es que de cierta manera  el partido de gobierno perdió favorabilidad porque no es solo la del presidente sino de todo un partido que gobierna y hay que responder por sus actos  y vimos uribistas respaldando los objetivos que necesariamente desembocan en une replanteamiento de sus convicciones, en ese aspecto hay que marcar un antes y un después de

Este paro.

Pero el logro mayor y el más delicado es la movilización de la gente, la unificación de criterios, el entusiasmo de la juventud, y la  gran convocatoria a pesar de la amenazas y las intimidaciones, agregándole la  reculada del gobierno frente a sus planes  nefastos como se ha comprobado, en materia de pensiones, la privatización de lo que queda de instituciones y empresas estatales mediante la “alianza” con el capital privado la derrota del ministro Carrasquilla y la división de conceptos con el presidente

Otro aspecto que quedó al descubierto es cuál es el concepto de democracia, cuando se allanan sedes culturales organizando una cacería de brujas, buscando material que tuviera que ver con el paro. 27 sedes en todo el país bajo la estigmatización y el señalamiento que deja a todas estas organizaciones en la mira de quienes vienen eliminando líderes sociales y culturales.

En este desenmascaramiento se encuentran quienes para nada hablan de las inconveniencias de las medidas que generaron la movilización. Nada dicen de lo absurdo de su aplicación siendo que han fracasado en otros países, nada dicen de la cuestionada ley cien, del llamado paquetazo de Duque que nos sumirá más en la miseria y entregará nuestros recursos una vez más al capital extranjero.

Otro logro es el derecho a la expresión que no es solo poderse quejar sino también  oponerse activamente y disentir de las políticas oficiales.

QUÉ SIGUE

 Ya lo han dicho de distintas maneras nuestros gobernantes ( incluyendo al presidente), sus planes son irreversibles porque “son una conquista del pueblo” y por lo tanto se seguirá en el camino de convertirlas en ley, sin dejar de lado que es una orden del FMI, Que no importa haber despertado el descontento   en muchos países sus órdenes y las de la OCDE se cumplen, así que  la alerta continúaReflexiones sobre el paro del 21 de noviembre

Foto: Tania Liliana Duarte Giraldo.

Fotógrafa.

Socióloga Universidad Nacional de Colombia.
Magíster en Estudios Latinoamericanos Universidad de Salamanca – España.
(57 1)305 7900883

About The Author

Related posts

Leave a Reply