Los cien días de Claudia

HERNANDO URRUTIA Director de Programacion  Vientos Stereo CEL 3213275650

Desde hace un tiempo que se estableció un plazo prudencial para juzgar o evaluar a un mandatario que empieza hasta ahora en el cargo, son los famosos cien días como una unidad de medida administrativa para hacer un balance favorable o no del gobernante y uno de los más nombrados ha sido el de Teodoro Roosevelt. La alcaldesa Claudia López va casi por esa primera evaluación que muy seguramente el cinep estará haciéndolo como lo viene realizando por años.

Las primeras observaciones (dejémoslo en observaciones) vienen de parte del partido cambio radical advirtiéndole que se mete en un lío si no ejecuta las obras que dejó firmadas el alcalde que no las ejecutó él en su gobierno porque estaba ocupado borrando todo vestigio de la administración anterior. Billones de pesos se pierden según los presionantes y es impajaritable hacerlas de acuerdo a las condiciones en las que están firmadas las licitaciones, que recordemos a una en donde el contratista tiene toda la libertad de acción sin que la Secretaría tenga el derecho a objetar algo, teniendo en cuenta que es la que paga y contrata.
También se habla no solo de ejecutarla a la brava sino también de no darle largas o priorizar lo que la alcaldesa como primera autoridad debe considerar, o sea que el doctor Peñalosa no se ha ido, sigue vigilando por interpuestas personas el cumplimiento de su mandato y según este análisis no solo debe ser ejecutado su plan de desarrollo sino que debe ser ya, situación incómoda para una primera autoridad despojada de su autoridad.

Va a tener que rodearse de incondicionales para contrarrestar la avalancha revanchista de quienes perdieron el gobierno pero no el poder y yo a estas alturas siento a la alcaldesa haciendo maromas en una barda, para no caerse ni para un lado ni para el otro, con una fuerte presión: por un lado su sentimiento expresado varias veces hacia Enrique Peñalosa y por el otro, la responsabilidad adquirida en las promesas de campaña de defender lo público por ejemplo la no venta de la ETB en eminente peligro de ser incumplida por los mecanismos para establecer su junta directiva con fuertes rasgos peñalosistas, las tarifas de Transmilenio para equilibrar las compras de los buses que en Europa son chatarra y aquí son último modelo, seguramente porque ya no los fabricarán más los señores de Volvo, un chatarro contaminante más en el aire bogotano, la no construcción del Transmilenio por la avenida 68, para solo nombrar algunos agregándole el peligro de pavimentar los cerros con el famoso sendero de las mariposas.

Recomendamos también la revisión del hospital San Juan de Dios, los famosos caps que fueron un recorte a la atención de la salud, y deseamos de todo corazón que Claudia (como le gusta que le digan) marque distancia con la administración pasada, sensible solo para los negocios y totalmente divorciada de los habitantes de esta metrópoli.

 

Foto: Vientos Stéreo Carlos Acero Rincón

Foto: Hernán Riaño

About The Author

Related posts

Leave a Reply