A quién echarle la culpa de una tragedia

Por: HERNANDO URRUTIA Director de Programación Vientos Stereo

Eran las nueve y media  de la mañana pasaditas cuando una gran columna de humo se levantó por el aire del sur de la ciudad, el ambiente se enrareció y la expectativa creció  y se empezó a esclarecer por qué ese tremendo ruido: habían puesto una bomba en las instalaciones de la escuela de cadetes general Santander en el barrio Muzú al Suroccidente de la capital.

No pasó mucho tiempo y los periodistas iban presurosamente llegando a cubrir la noticia y en medio de la congestión y el desconcierto llegó información sobre el hecho ocurrido dentro de las instalaciones de institución policial: fue un carro cargado de explosivos que estalló en medio de la graduación de un buen número de muchachos y muchachas que anhelaban continuar la carrera militar.

La confusión era terrible y aplastante y muy lentamente se sabian realidades como por ejemplo la cantidad de heridos y de muertos  iban creciendo  en la medida en que llegaban informes de los hospitales a donde fueron trasladados las víctimas, unos fallecieron en el acto y otros en los hospitales.

Por supuesto que el dolor que embargaba a los familiares y amigos ha sido grande, los daños materiales a la vecindad igualmente y se agrega a este drama la utilización del dolor para sentar opiniones sesgadas y malintencionadas que no favorecen a la sociedad colombiana que está tratando de remendar esta maltrecha patria. Soltar frases guerreristas y sindicar a uno  u otro actor involucrado en este conflicto no  sirve para nada a la paz que claman desde las tumbas los muertos de ayer pero también  los de hoy  y los de mañana.                                                                                                                                                                                                                                                                  

Cabalgar sobre el dolor para polarizar el país lo que traerá como consecuencia será mas carrosbombas, mas asesinatos de líderes que desarmados  se enfrentan a quienes insensiblemente descargan  su odio o actúan a favor de intereses oscuros pero muy claros, versiones van y vienen y se buscan explicaciones de lo ocurrido, se reviven guerrilleros muertos, aparecen “mochos” con las dos manos cercenadas, sospechosos detenidos pero que contribuyen a la confusión.

Lo cierto es que de nada vale levantar la mesa de negociación  en la Habana con este acto que suena a disculpa y no es que sean defendibles estas crueles acciones sino que  no puede ser combustible para alimentar el fuego y el juego de quienes desean  seguir en la confrontación que dejará en veremos la restitución de tierras y la reparación a la vez que  el regreso de los campesinos a  sus tierras, no podemos dejar hundirnos en nuestro infierno para que otros vivan en su propio cielo.

Fotografía y gráfica: Hernán Riaño

Sobre el autor

Publicaciones relacionadas

Dejar una respuesta

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su el uso de esta tecnología y que estás de acuerdo con la política de procesamiento de datos de este sitio. Mas Información   
Privacidad