Vivencias de la Tropa Social que recorre los barrios María Paz y El Amparo

Ganarse la confianza de la población habitante de calle es uno de los logros más importantes de la Tropa Social de Rescate en sectores como María Paz, Puerta Seis, Llano Grande, ‘La Calle de La Esperanza’ (El Cartuchito) y El Amparo. Testimonio de las Troperas Luz Angela Melo y Adriana Jiménez.

Son las siete de la mañana, es el barrio Mario Paz y la Tropa Social de Rescate de la Secretaría de Integración Social recorre este sector buscando habitantes de calle. Las manos de la Tropera retiran el plástico para comprobar si alguien está dentro de un cambuche ubicado en toda la esquina de la zona de mercados de cachivaches. Un habitante de calle asoma su rostro, es don Ulises Zambrano, lleva dos años en ese punto, después de preguntarle cómo se encuentra las funcionarias que lo visitan logran convencerlo para que participe de la jornada de autocuidado que se va a realizar en el polideportivo Cayetano Cañizares.

“Si es por la mañana, los despertamos, les damos los buenos días, les preguntamos si se encuentran bien de salud, dialogamos con ellos y los invitamos a las jornadas de autocuidado” nos cuenta Luz Angela Melo, una tropera de Integración Social que lleva varios años recorriendo barrios como María Paz, Llano Grande, la ‘Calle de La Esperanza’ (El Cartuchito), El Amparo, Puerta Seis, Class, Britalia y Boyacá con Av. Primero de Mayo, que son puntos críticos de habitabilidad en calle en la localidad de Kennedy. “Nosotros desde el primer momento que los abordamos queremos ganar esa confianza, que el ciudadano vea en nosotros un apoyo” explica esta Tropera.

Ganarse la confianza de la población habitante de calle es uno de los logros más importantes de la Tropa Social de Rescate, requiere de mucha paciencia y empatía, “lo más lindo de rescatar en ellos es su nobleza – expresa Adriana Jiménez otra Tropera del equipo en territorio, –  “son personas con un gran carisma, aunque son difíciles de tratar porque la gente los ve como el sucio, el ladrón, pero no saben de las historias que hay detrás de nuestros habitantes de calle, son personas que carecen de mucho amor” expresa Adriana.

En el trajinar permanente por los sitios de habitabilidad en calle las Troperas y Troperos encuentran historias reconfortantes como la de una pareja que convivía en el canal del Tintal. Ambos decidieron iniciar un proceso que los llevó a dejar esa situación con seguimiento psicosocial de los profesionales de Integración Social. Hoy ambos viven en la casa de la mama de la chica. “Ellos son una de las parejitas que han podido salir adelante, ha dejado la habitabilidad en calle y siguen tomando nuestros servicios” dice Luz Angela Melo.

El programa se denomina Plan Individual de Desarrollo de Capacidades y constituye una de las opciones, que ofrece la institución, para aquellos ciudadanos y ciudadanas habitantes de calle que no desean entrar a alguno de los Centros de atención, pero que tienen la voluntad de iniciar un proceso para salir de la habitabilidad en calle, el cual se inicia con actividades como sacar la cedula o asistir a consultas de salud, “se hace el seguimiento, son gente que realmente comienza a mejorar su calidad de vida y salen de calle – explica la Tropera Adriana Jiménez – “si están en un trabajo informal van haciendo el ahorro,  ya no duermen en calle, sino en un pagadiario y se enfocan en otras cosas como comprarse ropa y buena alimentación”.

Los recorridos en terreno, como las jornadas de entrega de comida caliente, se han convertido en una estrategia fundamental de la entidad para llegar a la población habitante de calle y vincularlos con alguno de los servicios y a las jornadas de autocuidado y escucha activa. A eso también se agregan las actividades denominadas de alto impacto como los campeonatos deportivos, invitaciones a picnic o a ver películas o incluso la organización de un desfile de modas (en el caso de la localidad de Kennedy), con las cuales se abren otras perspectivas y se alimenta el proceso para que ellos y ellas dejen la habitabilidad en calle, con el concurso del gran equipo de profesionales de Integración Social que día a día, a pleno sol o en lluvia, recorren cada rincón de la ciudad para brindar una mano amiga en medio de la jungla de cemento.

 

 

Sobre el autor

Publicaciones relacionadas

Dejar una respuesta