Un Año Nuevo Lleno de Incertidumbre

Por Jorge Raúl Solano – Comunicador Social – Periodista

Este 2017 se perfila como uno de los años más difíciles de la historia en materia económica para los colombianos de a pie. 

En su acostumbrada e institucional alocución del 31 de diciembre deseando un Feliz año, todos o casi creo la mayoría de los colombianos esperábamos que el primer mandatario diera alguna explicación en todo lo que hablo del porque el gobierno en su cabeza toma la determinación de aumentar el salario mínimo en ese pírrico y penoso 7%.

Según las Centrales Obreras sentadas en la mesa de negociación, aunque estaba discutido el aumento del 14 luego del 12 y finalmente del 8% que pedían los trabajadores, los gremios y empresarios estaban dispuestos en facilitar el acercamiento hacia un 7.5%, acercamiento que al final no se dio; lo que no se comprende es como el gobierno toma por decreto este aumento resolviendo bajar el salario de los trabajadores colombianos a ese vergonzoso e indignante extremo de 24.590 pesos diarios.  

Dice el Ministro de Hacienda Cárdenas, que la meta de recaudo proyectada para este 2017 está basada en 62 mil billones de pesos, además que el nivel de inflación estará cercano al 5.5, eso dice el jefe de la cartera de las finanzas públicas, otros, como los economistas y versados afirman que este porcentaje de aumento esta de acuerdo a la proyección nacional en materia de recaudo; sin embargo, algunos empresarios están viendo este salario mínimo como una base de colapso para las medianas y pequeñas empresas, pues si bien es cierto que el gobierno recuperará las finanzas que pasaron a otras manos, el poder adquisitivo de los colombianos de estratos 1, 2, 3 estará mermado al límite, hecho que empieza a preocupar.

A esto se le suma, el aumento del IVA al 19%, el de la gasolina que sin lugar a duda es un IVA mimetizado, que va directamente ligado al comportamiento del índice de precios al consumidor el cual sentirá el bolsillo del colombiano promedio, poniendo serias dificultades para atender necesidades básicas a escasamente cubrir gastos mínimos.

Por su parte, la Ministra de Trabajo Clara López, sonando a escusa, indica que este decreto se emitió después de agotar todos los recursos de negociación para alcanzar un acuerdo; recordemos las últimas posiciones de los gremios; la CGT, CTC y la CDT bajaron sus propuestas hasta el 8.5%, mientras  que la CUT mantuvo su oferta en el 12%; de otro lado, los empresarios con su vocero Guillermo Botero, presidente de FENALCO enfatiza el gran esfuerzo que hicieron para concertar el incremento al 7%.

Los anuncios de la realización de un Paro Nacional están en altoparlantes a nivel de los gremios, como presión a tan pobre medida gubernamental, procurando una acción reversible del gobierno al aumento de quizás un puntico más que levantaría la dignidad del trabajador colombiano.

Mientras tanto, el pueblo afrontará desde hoy sus gastos venideros, de colegiatura, servicios básicos, mercado, y trasporte con esos 737.717 pesos, con los cuales en época de Paz, el gobierno Santos premia a sus ciudadanos.

Foto: El rincón de los impuestos, Clara López Obregón, El Tiempo.

About The Author

Related posts

Leave a Reply