Publicidad camuflada de noticia

PorJORGE RAÚL SOLANO MORALES  Comunicador Social – Periodista HOY ES EL DÍA

Combatir este tipo de práctica seria la verdadera esencia de los medios de comunicación en un país como Colombia.

Una de las modalidades o recurso que tiene el marketing y las relaciones públicas comerciales en la pauta publicitaria es el llamado ¨publireportaje¨, que no es más que un texto o nota comercial, enmarcada en un contexto periodístico, en la cual se enfatizan los aspectos relevantes de una empresa.

Este espacio de orden comercial, aunque sin sus connotaciones investigativas y su rigor periodístico, ha venido siendo utilizado como estrategia informativa en determinados medios para expresar simpatía e imagen positiva dentro del marco institucional, claro está sin el respectivo equilibrio informativo.

Según la FLIP, la Fundación para la Libertad de Prensa, este formato comercial, ha venido marcando una estructura estratégica dentro de los grandes medios de comunicación de la ciudad de Bogotá, pues esta organización de periodistas señala que mediante esta clase de formato la administración distrital viene invirtiendo desde estos espacios una gran cantidad de recursos, con el propósito de mejorar la imagen de la administración y especialmente del mandatario capitalino.

La denuncia a la que se han unido algunos sectores sociales, cadenas de radio y medios comunitarios y alternativos, además de algunos concejales de la ciudad, señalan que son a los grandes medios a los cuales llegan estos rubros exorbitantes como pago de este formato ¨publireportaje¨, pasando de lado la advertencia a su audiencia que estos espacios se trata específicamente de anuncios publicitarios.

Sin embargo, el sentido de la denuncia va más allá del equilibrio informativo o la necesidad que tendrían los medios de definir su línea ética entre lo comercial y lo institucional, con el fin de evitar el engaño; esta se refiere al alto costo que le representa a la ciudad y al mismo fisco distrital esta clase de anuncios que solo representa acciones para la proyección de una imagen personal; otra de los señalamientos y sin pretender aparecer como una voz revanchista, o de interés, es el grado de estigmatización y rechazo que esta administración ha proyectado en este mismo sentido de parrilla de pauta hacia los medios alternativos y comunitarios.

El relegar a los medios alternativos y comunitarios el derecho de obtener la pauta publicitaria ha hecho que estos medios presenten hoy una situación bastante critica para su funcionamiento, pues es bien sabido que la pauta publicitaria y el respaldo de las entidades oficiales del orden nacional y distrital son un alivio financiero para el presupuesto de estos valientes medios, que hoy por hoy representan la voz de los que no tienen voz.

Voz que no ha sido aún acallada, gracias a Dios, y que siguen informando sin mordaza los acontecimientos que ocurren en cada una de las localidades de la ciudad como reflejo de lo que debería ser la comunicación honesta y respetable, una verdadera comunicación social.

Medios comunitarios que han tomado fuerza a través de las mismas comunidades, obteniendo su propia audiencia y casi que marcando una brecha informativa entre los medios comerciales y grandes medios y los llamados medios chicos independientes los cuales hoy casi que delimitan territorio en todos los segmentos.

Medios comunitarios que además, tienen en su mano lo que de pronto aún les falta a los grandes por más esfuerzo que hagan, la información actual y a la mano, desde sus mismos espacios territoriales, las juntas de acción comunal, fundaciones, en otras palabras tienen en su mano al mismo pueblo, quienes son y hacen parte importante de cada uno de estos medios como fuente, en una información de doble vía que genera cada día mayor audiencia.

Medios comunitarios y alternativos que están generando ventajas con peso específico en el anuncio, captando como valor agregado mayor impacto en la publicidad, mayor credibilidad, demandando el poder de decisión del oyente a escoger un producto determinado, por cuanto el consumidor del medio tanto como del producto están dentro del mismo territorio, y pertenecen a la misma comunidad.

Una red comunicativa que tiene como motivación no más que el interés de estar informados acerca de sus propias situaciones, esas que suceden, afectan o benefician sus entornos, sin mordaza ni censura.

Imagen: Vientos Stereo

 

 

 

 

 

 

 

 

About The Author

Related posts

Leave a Reply