Todo está consumado

Este 24 de Agosto quedará en la historia como el día en el cual se firmó en la Habana, el acuerdo que finiquita el conflicto armado en Colombia.

 Dándole fin a su slogan: “Nada está acordado hasta que todo este acordado, y hoy todo está acordado”, el presidente Santos se dirigió a los colombianos para ratificar el paso fundamental e histórico que se produjo en la Habana, Cuba, al ser firmado los acuerdos que ponen fin al conflicto armado en este país. De otra parte, en el marco de la firma del documento desde la Habana, el vocero de las Farc, Iván Márquez en su intervención formuló una petición al gobierno estadounidense sobre la libertad de Simón Trinidad, finalizando su intervención con esta frase: “Tendremos Paz, si se respetan los acuerdos”.

Algunos expertos expresaron que esta negociación se tenía que dar tarde o temprano en este país, incluso afirman que el Plan Colombia estaba planeado para concluir con este hecho que hoy celebra la nación. Y alguna razón deben tener, cuando los Estados Unidos, patrocinador de este Plan, sentó su representante en todo este proceso de negociación; proceso que comienza con conversaciones secretas, luego con enviados a Oslo – Noruega para terminar finalmente en la Habana, con delegados de la misma Noruega, Chile, Venezuela y Cuba, como países veedores y garantes.

Finalmente, este 24 de agosto se firma el acuerdo de Paz contenido en 297 páginas y cinco puntos fundamentales que a grandes rasgos expresan entre otras, Primero: El fin efectivo a la violencia y el cese de hostilidades de manera bilateral y definitivo, además, el compromiso absoluto de la entrega de armas por parte de las Farc a la ONU, acción que se debe llevar a cabo en un plazo no mayor a seis meses; Segundo: La protección de los derechos de las víctimas, en Justicia, Verdad y Reparación, la implementación de la justicia para la Paz o justicia transicional que garantizará la no impunidad; Tercero: el desarrollo de planes efectivos que garanticen progreso, oportunidades y bienestar para el campo, con el fin de superar la pobreza y la desigualdad, sin afectar la propiedad privada; Cuarto: La consecución de una Paz duradera y estable, reincorporando a los alzados en armas a la vida civil, y su participación en la política democrática; en este aspecto, las Farc tendrán derecho a voceros en el congreso, con voz pero sin voto, hasta el año 2018, año en el cual podrán ser elegidos de manera democrática; Quinto: Las guerrilla de las Farc se comprometen a colaborar con la extinción y romper sus vínculos con el narcotráfico, desarrollando políticas de restitución de cultivos con las comunidades, además de operaciones y programas de desminado.

Sin embargo, si en las vísperas de este histórico acontecimiento, los colombianos vivimos una arremetida en contra y a favor de los acuerdos pactados, incluso con agresiones verbales motivados por la presencia de los voceros y lideres tanto del SI como del NO; que esperaremos ahora que el pacto por la Paz se firmó, y que el gobierno además declaró el 2 de octubre como la fecha para la realización del plebiscitó.

Y no es más sino abrir cualquier Red Social para encontrar comentarios   con argumentos unos, respetables otros, por alguna de las dos posiciones, y a reglón seguido sus contradictores con apuntes ofensivos y desagradables que rayan con la grosería; aunque no se tiene referencia de este acontecimiento, esto se veía venir dicen algunos expertos, y se incrementarán los desafíos y la arremetida mediática, dando juego a una avalancha de información y desinformación sin saberse cual es cual, que tratará de imponer ideales en la sociedad, de manera que este país como en la mejor época del bipartidismo se dividirá en dos frentes, los del SI y los del NO.

Solo esperamos que los personajes tanto de uno y otro lado, pongan de su parte y moderen sus acciones y su discurso, y evitar así el agitar banderas que desprendan alguna clase de acción violenta. Igualmente, para los medios de comunicación que en sus políticas editorialistas formalizarán según su versión alguna posición frente al futuro del país que lo hagan con la mayor moderación, pues como dicen los abuelos en su saber, el palo no está para cucharas, y se está jugando el porvenir de una nación que ha sufrido una desgarradora violencia, dejando miles y miles de familias destrozadas.

 

Por: Jorge Raúl Solano Comunicador Social

JORGE BIEN copia

Jorge Raúl Solano Comunicador Social

Foto: www.elpais.com.co y Jorge Solano

Este espacio representa la libre opinión de nuestros colaboradores y lectores y pretende mostrar sus puntos de vista. Las opiniones aquí presentadas son responsabilidad de sus autores y no comprometen ni a Vientos Estéreo ni a Voces Nuestras EAT

About The Author

Related posts

Leave a Reply