Lo difícil de comprender

Photo Credit To BLU Radio

Es difícil comprender los intríngulis en que se teje la contratación en este país. A las famosas APP, Alianzas Publico Privadas que se han impuesto ahora como mecanismo que implementa el Estado conjuntamente con empresas del orden privado para el diseño, desarrollo y ejecución de las obras publicas quien las controla.  Y es verdad que es un galimatías, observando y teniendo ahora como referencia la tragedia que ocurrió con el colapso del puente de Chirajara en la vía Bogotá – Villavicencio, según el presidente Santos ¨Orgullo de la Ingeniería Colombiana¨, hecho que lamentablemente deja nueve víctimas fatales; despierta un debate del ¿cómo se están adelantando? y ¿cómo se están haciendo las obras en Colombia? En este momento de consternación no se puede entender como una obra aun no terminada, se derrumbe como un castillo de naipes sin que ningún estamento público ni privado tome la responsabilidad de lo sucedido, lo único que se escucha por los medios son las excusas de uno y de otro bando, tratando de escaparse de la responsabilidad que seguramente les asiste, el caso del Ministerio de Transporte e INVIAS; sí que al momento se escuchen palabras de las empresas privadas responsables de los contratos. Son muchos los billones de pesos que se están invirtiendo en estas llamadas vías 4G, como contribución a la generación de empleo y crecimiento económico en todas las regiones del país, eso por lo menos dicen los expertos, y eso también pregonan a garganta en pecho por ahí algunos políticos en campaña. Sin embargo, la ANI, Agencia Nacional de Infraestructura, los inversionistas y por supuesto los que se quedaron con esos contraticos gozan de un mutismo absoluto. Lo cierto es que detrás de esta tragedia deben de haber responsables, y los entes de control, las ¨ias¨ según es la dimensión de esta tragedia que enluta no a nueve familias sino a un país entero, deben responder al clamor de este pueblo en las investigaciones, e informarle al país sobre los hechos que ocasionaron este colapso; se está hablando de quizá una supuesta sub-contratación, es decir que quien gana la licitación para la ejecución de la obra, la subcontrata con otra firma y esta a su vez con otra, estirando el presupuesto para la ejecución de los proyectos. Ahora queda una duda, ¿será que las obras terminadas y las que están por terminar si cuentan con los estándares de calidad expuestos en el contrato?, ¿quién revisa y está pendiente de estos proyecto? ¿Quiénes son los interventores de obra? Son muchos los interrogantes que se desprenden de este lamentable hecho, que posiblemente no serán resueltos, más en esta época electorera en que unos y otros se cubrirán evadiendo sus culpas, solo nos queda esperar resultados técnicos y serios de las investigaciones para saber la verdad de lo que paso.

 

Por Jorge Raúl Solano Morales Comunicador Social – Periodista

About The Author

Related posts

Leave a Reply