¿Avestrucismo?

Por: HERNANDO URRUTIA Director de Programación  Vientos Stereo

Ya se lo voy a explicar:

La leyenda dice que estas aves gigantes ante alguna situación de emergencia esconden la cabeza y dejan el resto del cuerpo por fuera. La creencia puede no ser cierta pero más allá de la veracidad de esta versión ya es algo simbólico y aplicable, veamos:

Recientemente se han cometido asesinatos selectivos que apuntan a  líderes y lideresas de las regiones con más conflicto armado y la respuesta del ministro de defensa de turno es que esos casos tan luctuosos son líos de faldas. Mientras, en otro espacio, el alcalde Peñalosa, niega las alertas tempranas de la Personería Distrital. En esta agitada elección presidencial, a un candidato  le hacen un atentado y el presidente Santos sale a decir que es afán de protagonismo. Así cada acto violento es archivado en el olvido por una sociedad que no lo cree, con millones de muertos en su historia, decidida a  voltearle su espalda a la infamia y los responsables de conducir los destinos de este pedazo de humanidad,  bautizado con el nombre  de quien puso su osadía  al servicio de la violencia con nuestros pueblos ancestrales. Practican el síndrome del avestruz, esta actitud pandémica, que atraviesa el comportamiento desde los sectores bajos hasta las altas esferas y es hermana del sacaculismo, ha sido la constante adornada de bastante dosis  de indolencia y cinismo. El silencio y la minimización del hecho es otra forma de esconder la cabeza  avestruceramente.

Hemos sufrido las consecuencias del dejar así en  la complicidad permanente con el absurdo, en aras de mantener el statu quo: los desfalcos al erario, los silencios ante la corrupción en Reficar, Odebrecht,  y la lista es larga, es la muestra de eludir, las responsabilidad, que es la misma frente al silencio ante los crímenes.

Avestrucismo es esconder la cabeza entre un hueco ante personajes que acumulan una trayectoria oscura a la vista de todos, menos de quienes pueden detener su carrera de ilícitos.

Avestrucismo es manejar cifras imprecisas para ocultar la inseguridad en las ciudades. Lo cierto es que no solamente meten la cabeza ellos sino que también nos obligan a meterla a nosotros,… entre las piernas.

Gráfico: Hernán Riaño

Foto: Tomada del Facebook de Hernando Urrutia

About The Author

Related posts

Leave a Reply