Bogotá ahorrará agua para ayudar a municipios afectados por sequía

Photo Credit To El Espectador

El alcalde de Bogotá, Gustavo Petro, aseguró que aunque Bogotá no será una de las ciudades más afectadas por la temporada de sequía, se adoptarán medidas para ahorrar agua y ayudar a los municipios que lo requieran. Afirmó:

«La proyección en la ciudad de Bogotá no va a ser la más afectada por la sequía, sin embargo debemos cuidar el agua del territorio porque muchas regiones de Colombia van a necesitar de la ayuda de Bogotá, sobre todo en diciembre y a inicios del otro año.”

Además, el mandatario reiteró la invitación a la movilización por la justicia climática este 22 de septiembre, pues el fenómeno de las sequías es originado por el aumento de las temperaturas, producto del efecto invernadero, que puede ser contrarrestado con acciones por parte de la ciudadanía.

“Por eso el 22 de septiembre los invitamos para que la ciudadanía se exprese saliendo a la calle, para adoptar una conducta que le muestre al mundo cómo dejar de emitir gas carbónico, dejando el uso del carro, usando la bicicleta o el transporte público. Hay tres formas fundamentales para combatir el cambio climático: dejar de usar el carro, sembrar árboles y reciclar.”

El mandatario reiteró que la medida del Día Sin carro, aunque sirve como pedagogía, debe ser adoptada por los ciudadanos de manera voluntaria todos los días para cuidar el ambiente. “Esa es una cultura que se va a imponer en todo el mundo si queremos sobrevivir en el planeta”.

La Gobernación de Cundinamarca advirtió que 47 de 116 municipios del departamento están en alerta debido al desabastecimiento de agua y a los incendios forestales que ha sufrido el centro del país en las últimas semanas.

Guillermo Rivera, gobernador encargado de Cundinamarca, indicó que actualmente se está suministrando agua por carrotanques en 24 municipios del departamento, aunque esperan aumenta la cantidad de dichos vehículos ya que a finales de año se espera un aumento de temperaturas, relacionadas con el Fenómenos de El Niño.

Por cuenta de la ola de calor que se registra –lo que ha causado la propagación de incendios forestales, sumado a la disminución de la oferta hídrica– en Ibagué no se descarta un eventual racionamiento de agua para evitar el desabastecimiento del recurso.

Así lo dejó entrever el gerente de la Empresa Ibaguereña de Acueducto y Alcantarillado (IBAL), Carlos José Corral, quien explicó que ha disminuido considerablemente el caudal de las fuentes hídricas de la población, entre ellas el río Combeima.

Post source : El Espectador

Sobre el autor

Publicaciones relacionadas

Dejar una respuesta