Lo que Peñalosa se llevó

Hace unos días vi de nuevo “Lo que el viento se llevó”, una de las mejores películas y adaptaciones en la historia del cine. Mientras transcurría iba pensando en Bogotá. No pude evitar comparar la ciudad con Tara.

Para quienes no la han leído o visto, Tara es el hogar de Katie Scarlett O’Hara, ella creyó estar enamorada de Ashley Wilkes, quien en Twelve Oaks le contó que se casaría con su prima Melanie Hamilton y, el mismo día, conoció a quien sería su esposo Rhett Butler. Detrás de  su amor viaja a Atlanta justo en el momento en el que inició la Guerra de Secesión, y cuando logra regresar a su Tara la encuentra en ruinas.

En ese momento de la película logran crear esa sensación de desolación y profunda tristeza, así es como me siento al ver la ciudad que tratan de presentar como “Mejor para Todos”.

Ahora veo que Bogotá es una ciudad más insegura pese a las cifras que presenta el buen Miguel Uribe o ¿es Daniel Mejía?, una ciudad sin dignidad, una ciudad sin identidad, una ciudad decadente. Basta con caminar por sus calles, aunque los postes están limpios los habitantes de calle abundan, el desempleo está a la orden del día, y al ver los cerros siento la incertidumbre sobre su posible destrucción.

Me atrevo a decir que Bogotá dejo de ser una ciudad “Humana” para convertirse en asesina e inepta. Asesina como lo deja ver lo recientemente sucedido con los habitantes de calle arrastrados por el río Comuneros, o la muerte en TransMilenio de la señora Rubiela Chivará por mencionar solo dos ejemplos. Inepta, a pesar de la “improvisación de Petro” es claro que su administración fue mucho menos inepta que la de Peñalosa, que ha llevado a una crisis humanitaria después de la intervención del Bronx, que se realizó hace tres, sí, TRES meses. Crisis que es mencionada de vez en cuando en noticias, a diferencia de la “Crisis de las basuras” de Petro del 17 al 20 de diciembre de 2012 (tres, sí TRES días).

Pese a las declaraciones de la Secretaría de Integración Social,  María Consuelo Araujo, sobre los componentes estratégicos para la espectacular intervención del Bronx, además de la “seguridad”, obviamente el urbanístico (no es gratuito que fueran los constructores los principales benefactores de Enrique en su campaña), estaba el social. Eso lo dijo el 3 de junio, sin embargo, el 18 de agosto en entrevista con la subeditora del periódico El Tiempo, señaló:

“Estamos trabajando en ella (la estrategia). Te puedo decir que la idea es poder plantear, en virtud del derecho que los habitantes de la calle tienen a la salud, a su protección y a su recuperación, que ellos se vean abocados a recuperarse de los efectos de la excitación a causa de las drogas. Eso se deberá hacer a través de un programa de desintoxicación. Esa es la línea de lo que queremos desarrollar. El viernes tenemos una reunión con todos los actores del Distrito en función de la localidad de Los Mártires para lograr un modelo de atención integral.” Ver enlace

Lo que me lleva a pensar dos cosas, la primera es que la intervención del Bronx fue como dice mi mamá “hecha a la loca”, sin un plan de contingencia ni en materia de seguridad, ni social, pero si urbanística (la ERU muy diligente ya tiene las cuentas claras, según la edición impresa del diario El Espectador del 21 de agosto); la segunda, es que descubrieron el agua tibia buscando estrategias para bajar el nivel de excitación de los habitantes de calle, ¿para eso no eran los Camad?

Situacion Predial del Bronx

En la fiesta en Twelve Oaks mientras las damas duermen los hombres discuten sobre la guerra y sus posibilidades de ganar, pues son caballeros sureños, señores con grandes riquezas y tierras, al parecer esa era razón suficiente para ganarle al norte. Por supuesto Rhett les dijo que estaban equivocados y expuso el panorama real, al que no le prestaron atención.

No sé si en la reunión de Peñalosa y su gabinete para planear la intervención del Bronx habría un sensato Rhett, lo que sí sé es que él y su equipo se comportaron como esos caballeros sureños pues también tienen riquezas y van por tierras, como personas irresponsables que decidieron desconocer las experiencias pasadas simplemente por revanchismo, poniendo sobre la mesa un increíble nivel de ineptitud exponiendo a los habitantes de calle a condiciones extremas, así como a la ciudadanía que ahora está a merced de los capos de la droga en la ciudad.

No quiero decir que la intervención del Bronx no fuera necesaria, de hecho era urgente, pero con una estrategia definida, no que después de tres meses siguiera en construcción. Un plan de seguridad claro que buscara resolver el problema de las mafias en lugar de trasladarlas ¿o no? Eso no es claro…

La secretaria de Integración Social de Bogotá, María Consuelo Araújo, respondió en Mañanas BLU a los alcaldes de Cali e Ibagué, entre otros, que denunciaron el éxodo programado de los habitantes de calle recuperados del Bronx hacia sus ciudades, y dijo que no es cierto y que “están siendo atendidos en los diferentes centros del Distrito”. Ver enlace 

Y esto al Tiempo el 18 de agosto

“Allá llevamos (a La Mesa) a unas personas que ni siquiera se podían mover a un tratamiento que les devolviera la dignidad. Usted no se imagina el escándalo que nos hicieron en ese municipio porque consideraban que estábamos trasladando el problema.”  Ver enlace 

Bueno, la Conchi no tiene por qué saber de esas cosas de seguridad, si no sabe nada del tema social, es el colmo pedirle más de lo que puede dar, así como dice la canción.

Por el centro, caminando a la altura de La Candelaria me sentía como Scarlett en Atlanta, no porque tenga un pretendiente como Rhett Butler, que me invite a bailar, o que me diga lo valiente que soy, o que me diga “mi pequeña”, o que no me oculte cosas cuando de negocios se trata, no. Me sentía como ella caminando entre los hombres caídos en combate y cubiertos de sábanas, solo que estos estaban hambrientos, algunos bajo los efectos del bazuco y cubiertos de cartones.

Aunque el periódico El Tiempo, Enrique Peñalosa, ¿Daniel Mejía o Miguel Turbay? (ellos me confunden no se sabe quién hace qué) o la misma Conchi así toda fachi-onista, no logran convencerme de que Bogotá sea Mejor para Todos. No lo es para los habitantes de calle, después de la eliminación del Camad o los cierres de los Centros Día y Centros Noche.

Así es como en Bogotá vamos delimitando esa idea de Mejor y del Todos de esta administración.

Scarlett siempre dice “mañana lo pensaré” para dejar de pensar en sus problemas, es algo que incluso antes de ver la película ha sido mi filosofía de vida. Pero desde la llegada de Peñalosa no lo puedo hacer, es imposible no salir a la calle y ver cómo la ciudad ha desmejorado y saber qué con el paso de los años será peor, peor para todos. Es como una versión rola de la película: “Lo que Peñalosa se llevó”.

Por: @TerribleStepha – Stephanía Pinzón Hernández – Licenciada en Ciencias Sociales de la Universidad Pedagógica Nacional de Colombia. Máster en Derecho con Perfil Investigativo de la Universidad Nacional de Colombia. Estudios en comunicación política en la Universidad Complutense de Madrid. Integrante de la Revista Hekatombe.

IMG_2209-150x150

Tomado de: www.imaginabogota.com

Foto: bogota.gov.com. e ioaginabogota-gov.co – Stephania Pinzon Hernández

About The Author

Related posts

Leave a Reply