Las Encuestas Definirán Presidente

Photo Credit To Proporcionada por el autor

Todo parece indicar que la próxima contienda electoral la gana quien alcance mayores resultados en las encuestas.

No es sino abrir la primera página de un periódico e incluso solamente ver sus titulares, las entradas de los noticieros de radio y televisión, o ingresar a cualquier red social para poder verificar el resultado de la ¨última gran encuesta¨, así con bombos y platillos las anuncian según sea la casa encuestadora, quien lidera y paga dicha medición.

Con este método, las casas publicitarias y de manejo de imagen de los diferentes candidatos a la presidencia van calando en el subconsciente de los electores para que se vayan tomando partido por su candidato, mostrándoles la preferencia electoral de la mayoría, teniendo en cuenta que lo mejor es no perder el voto.

Es así como en este juego de preferencia electoral, las campañas no van a ahorrar recursos y mucho menos estrategia para poner en boca de los medios y del pueblo el nombre de su pupilo, como la fuerza con mayor estimación para alcanzar el poder. Sin embargo, estos estimativos si serán fiables, la tasa de participación si corresponderá con el universo de votantes por cada partido, estas encuestas si serán valoradas por los líderes de los partidos políticos y de las diferentes alianzas, pues esto al momento no está muy claro.

En estos días los medios han bombardeado a sus seguidores con una serie de encuestas de diferentes casas, en las cuales dos de ellos van punteando con un margen no despreciable con respecto al tercero y el resto de aspirantes, pero la sagacidad de las campañas no se queda quieta, y se inventaron la encuesta de encuestas, que dice quien pasará a la segunda vuelta, y lógicamente colocan al primero y al tercero como los seguros ganadores en un cabeza a cabeza a disputar el tan anhelado puesto de Santos.

Ahora quien entiende las encuestas, como se puede explicar sus resultados, a quienes encuestan estas casas, quien mide sus resultados, como los verifican, estas son algunas de los interrogantes que se hacen muchos al ver como por intermedio de esta clase de mediciones se direcciona una campaña según sean sus intereses.

Y es que según los expertos, esta es la tendencia que utilizaran los manejadores y coordinadores de campañas para definir y trazar sus estrategias, organizar nichos de electores y zonificar a sus votantes, una especie de marcación estructurada que se elaborará por cada sector del país, a cada zona y cada localidad donde se establecerán centros de acopio de votos potenciales o de simpatizantes y a los cuales los medios hacen eco masificando sus tendencias y potencializando su preferencia.

Si bien es cierto que en las últimas elecciones las predicciones de estas casas no fueron las más acertadas, los políticos siguen apostándole a este sistema, como una forma de conductismo comercial, más que ideológico, exponiendo a sus candidatos como la opción más clara y diáfana, dejando de lado los debates ideológicos, que a más de uno nos les conviene.

Luego entonces, no esperar una campaña de discursos, propuestas, análisis estadista, con comentarios y proyecciones de país, con argumentos serios para contrarrestar los graves problemas en salud, educación, seguridad, transporte y vías, todo esto será pospuesto por una campaña mediática, light, donde se guarnecerá ante todo la imagen del candidato sin exponerlo a cuestionamientos públicos; así está proyectada esta campaña, así se está llevando y así, sino pasa nada extraordinario, será electo el nuevo presidente de los colombianos.

 

Escrito por: Jorge Raúl Solano Morales Comunicador Social – Periodista

About The Author

Related posts

Leave a Reply