Hallan cuerpo que sería el de Juan Sebastián Fuentes

Photo Credit To El Espectador

Las autoridades confirmaron este sábado el hallazgo de un cuerpo sin vida que al parecer, correspondería al del menor Juan Sebastián Fuentes,quien desapareció hace más de 50 días en el municipio de Soacha (Cundinamarca).

Según las primeras versiones, el cuerpo fue hallado en estado de descomposición en una alcantarilla ubicada en inmediaciones al barrio Quintas de Santa Ana –en el sur de Soacha– cerca del lugar donde fue encontrada una prenda que la Fiscalía pudo establecer que era la misma que llevaba el menor el día de su desaparición, el pasado 22 de diciembre. Explicó el capitán Henry Garay, quién lideraba la operación de búsqueda:

“Una cámara de video del Cuerpo de Bomberos de Bogotá avistó los restos de un menor al final de un tubo de agua en Soacha, Cundinamarca. El cuerpo podría ser de Juan Sebastián, el niño que se perdió en diciembre de 2015”.

Por su parte, la Policía Nacional confirmó que –en desarrollo de labores conjuntas con organismos de rescate y la Fiscalía– fueron hallados restos humanos que están siendo sometidos a los protocolos científicos y serán entregados inmediatamente al Instituto de Medicina Legal para su plena identificación. Confirmaron las autoridades:

“El hallazgo se produjo en el sexto y último punto de búsqueda que se definió luego de conocer los videos detectados y divulgados por la Policía Nacional, y que mostraban un área donde habría caído Juan Sebastián”.

Para extraer el cuerpo sin vida del lugar donde fue hallado, a unos 500 metros de la alcantarilla donde habría caído el pequeño, las autoridades tuvieron que emplear maquinaría especializada para remover una alta porción de tierra.

Apenas este viernes, la Fiscalía General de la Nación finalizó los análisis de una prenda encontrada en la noche del jueves por las autoridades y determinó que, en efecto, se trata de la camiseta del menor de edad, Juan Sebastián Fuentes.

A esta conclusión llegaron después de practicar un análisis forense a la camiseta verde con rayas rojas hallada en uno de los operativos que buscan dar con el paradero del menor de dos años de edad. Ahora se busca establecer si hay otras prendas de vestir en la zona u otras pistas que permitan ubicarlo.

Se ha podido establecer que los investigadores establecieron que el cuerpo del menor habría presentado un proceso de descomposición como adipocira, esto hace que el tejido blanco se torne resbaloso. Este hecho explicaría el desprendimiento de la prenda de vestir.

La búsqueda de Juan Sebastián Fuentes empezó el mismo 22 de diciembre, cuando se reportó su desaparición. Desde ese momento se tejieron varias hipótesis. La primera fue justo la que señalaba queposiblemente había caído por una de las alcantarillas sin tapa que hay a 15 metros de la casa donde vive la familia del menor.

Se conformó un grupo especializado. El Cuerpo de Bomberos de Bogotá envió su equipo de rescate en agua y lugares confinados, que hizo la inspección usando equipos como cámaras robóticas de alta tecnología, retroexcavadoras y agua a presión.

Durante una semana revisaron los ductos cercanos al río Bogotá, pero después de ese lapso anunciaron que no lo habían encontrado. “Tras una intensa búsqueda en las alcantarillas cercanas al lugar donde desapareció el menor, no se ha encontrado su cuerpo”, aseguró el teniente Raúl Riobueno, comandante del Cuerpo Oficial de Bomberos de Soacha. Fue cuando revivió la hipótesis de un posible rapto.

Después de mes y medio de llanto y angustia, por la desaparición de su hijo Juan Sebastián, de dos años, un video revelado por la Policía sería la evidencia de que el pequeño cayó por una alcantarilla, en el barrio Quintas de San Ana.

Con las imágenes prácticamente se descartan las otras hipótesis. La ilusión de encontrarlo con vida en algún lugar del planeta, llevó a sus padres y a las mismas autoridades a contemplar versiones como la de un posible secuestro; que un indigente se lo había robado; a revelar retratos hablados y hasta creer la versión de que alguien lo había visto en México. Sin embargo, el video es diciente.

Las imágenes, tomadas de una cámara de seguridad del colegio Nuevo Compartir (ubicado a 200 metros de la vivienda del pequeño), son borrosas. En un primer momento se alcanza a ver a dos niños saliendo de una casa. Uno, vestido con prendas oscuras, montado en un triciclo. Otro, más pequeño y de saco blanco (que sería Juan Sebastián), viendo jugar al otro. En esa pequeña cuadra, donde vive la familia del niño, se alcanzan a ver algunos adultos conversando en la calle.

En un segundo momento se alcanza a ver al niño de blanco alejarse de su casa, caminando por un pastal, tratando de alcanzar un perro. Tambaleándose, con la dificultad que tienen los niños a su edad para caminar, da un par de pasos. Luego, la tragedia. Al pequeño se lo traga un hueco que estaba oculto entre la maleza. No hubo testigos, no se ven adultos en la zona.

Tras conocerse el video, se reactivaron las labores de búsqueda. En esta oportunidad, las autoridades cayeron en cuenta de uno de los errores que posiblemente cometieron en las inspecciones de diciembre: buscaron desde una alcantarilla cauce abajo y no cauce arriba. Ahora creen que, a pesar de la caída, el agua no arrastró al pequeño y él, posiblemente con vida, caminó contracorriente. De ahí que no lo hubieran encontrado en ese momento.

Post source : El Espectador

About The Author

Related posts

Leave a Reply