Gerente del acueducto afirma que Aguas Bogotá no genera ni ganancias, ni pérdidas

Photo Credit To El Espectador

Desde noviembre de 2012, 10 meses después de que Gustavo Petro llegara a la Alcaldía de Bogotá, el Acueducto empezó a recoger basuras de la capital por medio de la filial creada por la Empresa Aguas de Bogotá (EAAB) en un modelo público.

Tres años y medio después de la implementación del modelo, Alberto Merlano, gerente del Acueducto, habla de sus fortalezas y debilidades y de la empresa que recibe la administración del alcalde electo Enrique Peñalosa.

En términos generales ¿cómo le fue al Acueducto prestando el servicio de Aseo?

Nos fue bien. Cuesta trabajo arrancar una nueva actividad comercial como es la de aseo. El arranque fue muy duro. Superamos la primera etapa y logramos mantener el servicio. Pero luego tuvimos un problema de liquidez de Aguas de Bogotá debido a su naturaleza de empresa pública que solo se puede endeudar a corto plazo y depende financieramente del Acueducto. Hoy en día EAAB está bien financieramente. Especialmente por la decisión de la Unidad Administrativa Especial de Servicios Públicos (Uaesp) de pagar los $26.000 millones que nos debían por las calles extra que barrimos.

Pero esa decisión fue cuestionada. Una ex funcionaria de la Uaesp dijo podría ser detrimento patrimonial ya que el contrato no estipulaba calles extra.

La Uasp encontró que el contrato no habla de calles sino de áreas limpias eso permitió que la Uasp reconociera que había habido mayor barrido y saldara el desequilibrio económico. El área debe mantenerse limpia, según dice el contrato y por eso reconoció el pago.

¿En qué estado queda Aguas de Bogotá?

No tiene mayores sobresaltos. No generó ni ganancias ni pérdidas para el Acueducto. Pero la estabilidad financiera no se obtendrá hasta que no rompa su cordón umbilical con el Acueducto. Debido a su naturaleza de empresa pública no puede tener un cupo de endeudamiento a largo plazo, sin la aprobación del Concejo de Bogotá, solo a corto y por eso depende de la empresa más grande. Para parar los problemas de liquidez se necesita que se estabilice el modelo, se decida que Aguas Bogotá será la prestadora del servicio de aseo y se le pida al Concejo un mayor cupo de endeudamiento.

¿Cuál ha sido el impacto financiero al Acueducto después de empezar a prestar el servicio de Aseo por medio de Aguas Bogotá?

No ha recibido ningún impacto. Los costos de iniciación se los estamos cobrando a la UASP, que no los ha aceptado aún. En caso de que no los quiera asumir, esos $32 mil millones los cubriría el Distrito. Con los dividendos, aseo no ha producido pérdidas ni ganancias al Acueducto.

¿Cree que es viable el Acueducto a través de Aguas de Bogotá siga prestando el servicio de aseo?

No sé cuál será la decisión de la nueva administración pero mientras tanto Aguas de Bogotá seguirá respondiendo por el 52% del aseo de la ciudad. Pero, una cosa que debe tener en cuenta la administración entrante es que una inversión de $82 mil millones en equipos. ¿Qué hace con los camiones? ¿Los va a rematar o usar?

Superservicios dice que si las obras que garantizan el abastecimiento de agua a corto y mediano plazo obras no se apuran, en 2019 habría dificultad para satisfacer la demanda de agua potable de Bogotá

La fecha de 2019 no es cierta. Bogotá todavía tiene capacidad de abastecimiento de sobra. Ya arrancó el programa de optimización para que con las mismas facilidades produzcan más y que al mismo tiempo la demanda está bajando. En 1997 Bogotá consumía 17,6 metros cúbicos por segundo. Hoy no alcanza los 16 metros cúbicos por segundo y eso que la población ha aumentado en 2 millones de personas. Se ha venido disminuyendo el nivel de consumo.

Entonces según usted, ¿cuándo sería esa fecha en la Bogotá podría tener déficit de agua?

El déficit de agua no va a llegar. Pero la administración entrante debe decidir qué territorio debe cubrir el Acueducto. Definir mercado.

¿Cómo va la inclusión de los 1600 trabajadores en la planta de Acueducto?

Ellos ya habían sido incluidos en enero de 2013. Eran contratos a término fijo en una planta provisional hasta el 31 de dic de 2016. Pero un fallo laboral mandó a que se les cambiaran los contratos. Ahora 911 trabajadores tienen contrato a término fijo durante cinco años con valoraciones anuales. Con tres valoraciones negativas el trabajador queda fuera. Los 350 trabajadores de lectura que tiene la empresa no están a término indefinido porque pronto se implementará la lectura electrónica y ya no se usará la lectura insitu. Algo que me gustaría aclarar es que no es cierto que se halla contratado a todo el mundo ni que lo hayamos hecho con un régimen de prestacional caro. Desde el año 2004 el régimen del Acueducto cambió y fue con ese que contratamos a los nuevos empleados que es un régimen normal.

¿Le gustaría agregar algo sobre la gestión?

Ha sido difícil porque hemos estado en el centro del huracán los temas delicados giraron al rededor del modelo de aseo: la destitución del alcalde, el embargo de las cuentas de los miembros de la junta directiva etc. pero respondimos a la necesidad de la ciudadanía en materia de aseo y tuvimos una cobertura universal de agua y alcantarillado. La encuesta Bogotá cómo vamos reconoció nuestra gestión: el Acueducto estuvo entre las tres mejores empresas públicas que más valoran los bogotanos. Tuvimos un 73% de favorabilidad. En este cuatrienio invertimos , 1.2 billones obras y mejoramiento del medio ambiente. Es un de las empresas de más difícil manejo por los 4 sindicatos, el control del Concejo y de los medios de comunicación que hacen que uno se sienta administrando en una caja de cristal. Pero lo logramos.

Post source : El Espectador

About The Author

Related posts

Leave a Reply