Contestación a Jesús Alfredo

Por Hernando Urrutia Vásquez

Hace unos días salió una nota en el “face” acerca del lanzamiento del libro sobre el “Doctor” Peñalosa, que hizo Vientos Stereo en la sede de Sintra teléfonos, hace dos años. Eso despertó una curiosidad en nuestro amigo Jesús Alfredo, amigo de muchas décadas y que nos decía porque no se hablaba también de la alcaldía de Lucho Garzón.

Pues para refrescar la memoria podríamos empezar por decir que dicho libro agrupa una serie de declaraciones y hechos del alcalde en ese momento, pero también la reacción de sectores de oposición que descubrían falsedades en las actuaciones del mencionado “doctor”. Este libro se convirtió en un texto de consulta por su contenido y ha trascendido en el tiempo donde el lector encuentra ese periodo histórico de la alcaldía de Bogotá.

Empecemos por mencionar el lío de los títulos con los que el “Doctor” Peñalosa jugó durante un tiempo y engañó a la opinión pública tanto nacional como universal, apareciendo con grados que nunca estudió y que figuran en su hoja de vida. Actuación supremamente grave porque estaba validando una solvencia académica que lo acreditaba para obtener altos cargos sin tener un respaldo, como lo descubrieron unos investigadores que echaron para abajo esos cartones por lo inexistentes con una visita presencial a las instituciones que aparecen incluso en los libros escritos por él.  Yo le pregunto a “Chuchingas” como le decíamos cariñosamente en el barrio, ¿qué concepto le merece de un personaje que embauca a todo un electorado porque asume responsabilidades para las que no tiene el respaldo que le exige el cargo? ¡Supongamos que usted necesita a alguien en su empresa y saca un aviso, y se presentan varios candidatos y candidatas al puesto, y en los soportes aparece alguno con los requisitos y lo contrata, pero los certificados son falsos!

Pero la parte más delicada es la defensa que esgrime al ser descubierto, argumentando que un curso vacacional de tres meses en Francia vale más que dos años de maestría en Colombia ¿y qué de la ética?

¿Es de fiar quien miente en una situación tan delicada, y que por esa misma irregularidad hay detenidos?

“Lo que hizo Peñalosa fue un curso libre de unos pocos meses que no tenía ni siquiera un trabajo final o una tesis.” Carlos Carrillo- investigador, página 137 libro “Las 61 mentiras del alcalde Peñalosa”. Para haber hecho un doctorado tendría que cursar primero una maestría (…) “el doctorado implica una investigación a profundidad” (…)

Esta cita forma parte de afirmaciones que fueron refutadas en su momento, en aras de cumplir con una consigna muy de él: “La tierra para el que la urbaniza”. Pero lo más preocupante es que en estos momentos ese mismo personaje se lanza a la presidencia de la república ¡nos invita a votar por él! ¿Es de confiar en alguien que ha mentido y que al ser pillado en su falsedad ni siquiera ha pedido perdón a la ciudadanía, sino que ha despreciado las acusaciones? Hay muchas más cosas contenidas en el libro y que las iremos publicando.

Un abrazo a nuestro amigo de barrio y felicitarlo porque los ciudadanos deben estar pendientes de sus mandatarios y seguramente habrá artículos o libros sobre Lucho Garzón que valdría la pena leer.

Sobre el autor

Publicaciones relacionadas

Dejar una respuesta