¿Cinismo viene de cine?

Por Hernando Urrutia

Viendo la campaña electoral y oyendo algunas frases me transporto a la niñez cuando íbamos a “mirar cuadros” al “tarro del 20” ¿y porque me acuerdo?, porque sencillamente los titulares de las películas eran algo así como: ¡vuelve la venganza del vengador vengativo! que es precisamente  lo que está pasando con un candidato a la presidencia de la república a quien le aplican esa acusación frente a la opinión pública.

A propósito de este tema que ha sido inspiración de boleros, óperas y películas de venganzas o desquites, quise consultar algunas historias y encontré interesantes aventuras como la del Conde de Montecristo o muchas series del oeste americano donde nuestro personaje regresa a un pueblo del que tuvo que salir huyendo y que  ejecuta su rencor contra quienes le hicieron daño. Para  no ir tan lejos, la misma historia nuestra generó personajes como Desquite, Chispas, Guadalupe Salcedo, Juan de la Cruz Varela, Tiro Fijo entre otros tantos productos de nuestro criollo ojo por ojo.

¿Pero por qué tanta prevención con este candidato?, será que toda la gente  comprometida institucional y políticamente siente aires de revancha por lo mal que han manejado el país y por puro complejo de culpa, ¿La herramienta a la mano es generar temor a la opinión pública producto de su propio miedo? ¿La carrera a la presidencia es una revancha a la implacable persecución  de los intereses cuando estuvo en la alcaldía? ¿Quién se vengó de quién, Peñalosa de Petro y  el destino  se vengó de los bogotanos por haber votado por Peñalosa? o fue el mismo Doctor Enrique convertido en el héroe que rescató a Bogotá para ponerla al servicio de quienes la tenían como su caja menor?

¿Quién se está desquitando de los reclamantes de tierras? ¿Quién disparó contra Gaitán, Jaramillo  y Petro? ¿Quién da su visto bueno para ejecutar una mortalidad laboral como consecuencia de haber trabajado en una administración anterior?

¿Por qué se niega la realidad diciendo que es ganas de hacer protagonismo? O por qué se dice con frescura que los atentados contra la vida en las regiones del país son por líos de faldas?

Lo malo de esta situación es que ya no es la película  de venganzas que olvidamos al salir de la sala  de cine, sino la pesadilla de las retaliaciones  y odios permanentes que  cobra víctimas sin dar tregua por que la violencia no duerme y le encanta el aire enrarecido de la muerte.

About The Author

Related posts

Leave a Reply