¿2017 Un Año de Revocatorias?

Por Jorge Raúl Solano – Comunicador Social – Periodista

  Este 2017 comienza con grandes retos, descontando el hecho de subsistir con un salario mínimo al extremo, los ciudadanos bogotanos tanto como bumangueses y barranqueños se enfrentarán a decisiones en el aspecto político social muy radicales.

 Recordemos que la revocatoria del mandato es un mecanismo de participación mediante el cual, los ciudadanos pueden dar por terminado el mandato de un alcalde o gobernador, por no cumplir a cabalidad su plan de desarrollo, o por insatisfacción general. Para ello, se han expedidos normas que regulan su procedimiento, tales como la Ley 131 y 134 de 1994, con su modificación Ley 741 de 2002 que establece los mecanismos de participación ciudadana, donde se indica entre los motivos para justificar la revocatoria, el incumplimiento del plan de gobierno y la insatisfacción general de la ciudadanía. Sin embargo, ningún intento de revocatoria ha prosperado desde su creación, por entre otras errores procedimentales, falta de cultura ciudadana, movimiento de intereses políticos y la intervención en mucho de los casos de agentes armados ilegales.

 

El año anterior un grupo de ciudadanos preocupados por cómo ven sus ciudades con las actuales administraciones, deciden apelar a este mecanismo ante la insatisfacción con las iniciativas y decisiones de los diferentes gobernantes para con sus respectivas ciudades.

 

Sus objetivos revocatorios en los tres frentes con iniciativas totalmente diferentes, no son más que los alcaldes tanto de la ciudad Capital de la Republica Enrique Peñalosa, el de la ciudad de Bucaramanga, Rodolfo Hernández y el de Barrancabermeja Darío Echeverri Serrano.

 

Según los actores de esta iniciativa en la ciudad de Bogotá la revocatoria es motivada ante los siguientes argumentos; la violación de derechos sociales adquiridos en salud, educación, y espacio público, poniendo de ejemplo la población de vendedores ambulantes y derechos laborales, con despidos masivos, la posible construcción de edificios y utilidad pública de la reserva Thomas Van der Hammen y la propuesta de desarrollar urbanísticamente la zona; la decisión de privatizar empresas como la ETB, el 20% de las acciones de la Empresa de Energía de Bogotá y la reorientación del modelo de TransMilenio y las señales según expertos de privatización de la salud publica en el Distrito.

 

Aunque los argumentos parecen tener validez y las posiciones de los motivadores estar bien definidas, luego de la consecución del 30% de las firmas  271.818, Peñalosa fue electo con 1’092.229 votos; el reto al cual se enfrentará esta decisión en el caso de Bogotá, es la aprobación en las urnas de 546.115 votos, equivalente a la mitad más uno de los ciudadanos votantes.

La pregunta seria, ¿Qué pasaría si no se alcanza los votos requeridos?; como dicen que la política es dinámica, los alcaldes se fortalecerían en su poder, asumiendo de por sí, que el constituyente primario le entrega un nuevo mandato, esta vez reforzado y cimentado con un sello de aprobación y legitimidad.

 

Este es el verdadero reto que trae una acción como esta, y conociendo también un poco de esta política dinámica, es de suponer que cada alcalde en su ciudad no se quedará con los brazos cruzados, activando su maquinaría institucional y partidista para contrarrestar tal iniciativa, sin contar además con el apoyo irrestricto de las fuerzas exógenas de tales administraciones los cuales por supuesto no dejarán solo a su mentor y auspiciador.

 

Al momento, por lo menos en Bogotá no se escuchan voces de respaldo a la administración por parte de las instituciones y sus voceros, aunque sí, y hay que decirlo de alguno que otro medio de comunicación al cual le parece, y esa es su opinión muy respetable, que el alcalde Peñalosa lo está haciendo estupendamente bien; sin embargo, aun es muy prematuro para aseverar que los escuderos no saldrán a la palestra a esgrimir y ponderar sus respectivos argumentos en favor del burgomaestre.

 

Luego de las elecciones del 25 de Octubre del 2015, donde precisamente fue electo el alcalde Peñalosa, los rumores de estadígrafos, guarismos electorales, además de aquellos con acceso a resultados expresaban unos con gran entusiasmo otros con sorpresa, que la mayoría de esta votación había surgido de los estratos bajos de la población bogotana.

 

Luego entonces, se pudiera presumir que se volviera aplicar nuevamente este fórmula de convencimiento para minimizar el flujo de contradictores a las urnas, todo es posible en este país; otra cosa fuera, si esta gran fuerza de votantes de aquellos estratos se sumarán a la iniciativa participando masivamente en la toma de decisión.

 

Se empieza a sentir desde ya la campaña promovida por los promotores de la revocatoria con una ola de mensajes mediáticos, dirigidos a motivar la toma de conciencia en los ciudadanos bogotanos y su participación activa en la toma de esta histórica decisión.

Foto: Jorge Raúl Solano

Foto: larepublica.co


Las expresiones presentadas en Vientos de Opinión, son responsabilidad de sus autores únicamente  y no comprometen el pensamiento de Vientos Stereo ni Voces Nuestras EAT.

About The Author

Related posts

Leave a Reply